Tu Inteligencia No Tienes Límites

En este artículo quiero decirte que la primera manifestación de tu grandeza está en tu cabeza: tu cerebro es la computadora más sofisticada que existe. Sus diez billones de partes pueden almacenar el equivalente a cien trillones de palabras. Se necesitarían docenas de edificios para albergar computadoras capaces de contener tanta información. Tienes el potencial de llegar a ser un genio superdotado, pues naciste con el equivalente de un procesador Pentium 1000 y millones de gigas de memoria.

Ahora, como toda computadora poderosa, la tuya requiere que la enciendas y la programes correctamente! Cualquier computadora de hoy tiene más capacidad y poder de procesamiento que todas las computadoras usadas por la Nasa para enviar cohetes a la luna. Sin embargo, no puedes lanzar cohetes desde tu Iphone (o tu Galaxy!) porque no tienes los programas necesarios (y posiblemente tampoco cohetes.) Sin embargo, con los programas o apps correctos ¡PODRÍAS!

Lo mismo pasa con esa asombrosa computadora en tu cabeza: tienes que encenderla, y luego instalarle los programas correctos para desarrollar tu potencial y lograr todo lo que te propones en la vida. Según David Shenk, en El Genio en todos Nosotros, best seller del 2010, los científicos han demostrado que tu cerebro está formado por un gran panel de interruptores –una caja de breakers- que comprende prácticamente todo aspecto de la vida. Matemática, música, arte, ciencia, deporte o de cualquier otra rama del saber o quehacer humano, ¡Tú tienes los circuitos listos para todo! Lo que pasa es que al nacer, estos interruptores vienen en “off”.

Aunque la genética tiene cierta importancia, son los factores ambientales; la educación, las experiencias positivas o negativas, el número de palabras que nos digan nuestros padres, o hasta si nos comimos nuestras espinacas, los que determinan cuales y cuántos interruptores se encienden, es decir, se ponen en “on”; o cuantos permanecen apagados muchas veces para siempre.

De la cantidad de interruptores que logres activar en el transcurso de tu vida, depende no sólo cuan inteligente o exitoso te perciben los demás, sino con cuantos talentos bendecirás al mundo. Pero si dejas que tu tablero se llene de telas de araña, no es mucho lo que lograrás a pesar de tanto potencial. Las pruebas de coeficiente intelectual han limitado las vidas de muchos, al decirles que quizá no son “tan inteligentes”.

Sin embargo, esas pruebas sólo miden la cantidad de interruptores que tienes encendidos en un momento dado, pero NO DETERMINAN cuántos puedes encender si te propones mejorar. De hecho, hay una persona de nombre Shenk que ha estudiado el caso de Mozart, ejemplo de un niño prodigio. Se ha argumentado que como Mozart era un genio desde muy pequeño, eso demuestra que “uno nace, no se hace”. Lo cierto es que el padre de Mozart inventó un sistema revolucionario de estimulación y enseñanza musical, que sigue siendo la base de los sistemas modernos y avanzados.

Desde el vientre, Mozart fue sometido a este sistema. Era casi de esperar que se desarrollara en un prodigio para la edad de cuatro años (como lo han logrado hoy en día tantos niños que se someten a programas de estudio rigurosos desde temprana edad). Este padre dedicó su vida y su carrera a encender, con gran éxito, la mayor cantidad de interruptores en el tablero de aquel niño. Y Mozart hizo su parte al practicar muchas horas cada día (porque los logros requieren esfuerzo y trabajo), hasta que a sus veintisiete años escribió la primera obra que puede considerarse genial (las anteriores eran buenas, pero NO ERAN prodigiosas).

Como padres, (aunque aún no soy padre) debemos animar a nuestros hijos para que puedan encender el mayor número posible de interruptores. Sin embargo, ¡TÚ NO NECESITAS a tus padres para encender tus interruptores! Tú puedes, con tu propio esfuerzo, con claridad de objetivos y mediante la aplicación de ciertas leyes y principios inmutables del éxito, encender y programar tu computadora para lograr toda la grandeza que deseas y sabes que puedes alcanzar.

Y RECIUERDA: ¡Estás lleno de capacidades, talentos y potencial! Tu propósito es demasiado importante como para dudar que estés equipado para el éxito total. Dios hizo lo más difícil: te hizo perfecto. Y tus antepasados hicieron su parte, sobreviviendo, mejorando, aprendiendo… A ti te toca lo más fácil: usar todo lo que se te dio. Tu obligación es explotar tus talentos! ¡Sólo tú puedes hacerlo!

Pero para poder lograr grandes cosas en la vida, para encender todos los interruptores que se conectan a esos grandes talentos que yacen dormidos en tu cerebro, debes entender el principio más importante del éxito: TODO DEPENDE DE TI. Sólo tú puedes lograr cosas buenas para tu vida. Nadie ni nada, ni el mejor libro o el mejor consejo, puede hacerlo por ti.

Como dice Ralp Waldo Emerson: “Nadie puede robarte tu éxito definitivo, salvo tú mismo”. Todos queremos lograr cosas; resolver problemas; alcanzar sueños. Estamos desesperados por respuestas. Sin embargo, la mayoría busca allá afuera, en lugar de escudriñar en lo profundo de su alma. Y cuando uno busca las respuestas afuera, puede toparse con aquellos que se quieren aprovechar, ofreciendo la salida fácil: la pócima, el talismán o el incienso que curará todos los males y atraerá desde dinero, hasta el antiguo amor de secundaria.

¡Qué fácil es echar la culpa a los demonios cuando algo sale mal o las cosas que queremos no nos llegan! Todos nos hemos evadido de esa forma alguna vez, buscando quien nos diga que sin hacer nada, u oyendo una campana veinte veces a las tres de la mañana, encendiendo una vela en el rincón más oscuro de la casa, o aplicándonos aceite bendecido en la zona por donde entran los espíritus, todo va a estar bien y será fácil. Y al final, si uno de verdad cree en esas cosas, es posible que algo pase (generalmente no tan bueno), pues todo lo que uno crea es lo que pasa, porque así funciona el universo.

Pero el mensaje al fin de cuentas es ¡no necesitas los aceites! Eres tú quien debes creer en ti mismo. Eres tú quién debe ponerse en acción. No son los ángeles, ni los santos, ni espíritus llamados con pócimas, magia, fórmulas secretas o brillantes talismanes. Eres TÚ quien debe planificar, soñar y esforzarte por tus metas. Éxito, prosperidad y felicidad son bendiciones que llegan a todos aquellos que: desarrollan la mentalidad correcta, aceptan que están llenos de potencial, creen que son capaces de lograr grandes cosas, y hacen lo necesario para lograr lo que se proponen. No son privilegio de los más inteligentes; ni de los que tienen más dinero; ni de todos menos tú.

Son el premio de aquellos que: usan las ideas que Dios puso en su corazón, se esfuerzan y persisten en hacer las cosas bien, usando la imaginación y el sentido común y en forma consistente desarrollan valores y emociones positivas. Bloquean emociones negativas como frustración, enojo, estrés, remordimiento y ansiedad; se alejan de los malos hábitos, de ideas de fracaso o derrota, de recuerdos dolorosos; y de familiares o amigos negativos. no esperan oportunidades extraordinarias, sino que toman ocasiones comunes y las convierten en grandiosas.

ASÍ QUE RECUERDA: El éxito pertenece a aquellos que finalmente y ante todo, creen en sí mismos. A aquellos que tienen fe; y siempre creen y esperan lo mejor. A aquellos que entienden que la diferencia entre lo ordinario y lo grandioso no está en las herramientas o en el potencial, sino en las metas y en la confianza que tienen los que alcanzan la grandeza.

Espero que este artículo te mueva para empezar a ir detrás de tu sueños y persistas hasta alcanzarlos.

Te mando un abrazo fuerte!

Gabino Sánchez

TU DESTINO ES TRIUNFAR

En este post quiero comenzar con una frase de Abraham Lincoln que dice: El hecho de que algunos alcancen gran éxito, es la mejor prueba para todos de que otros también pueden alcanzarlo. Y esta de Benjamín Franklin que dice: Sin crecimiento y progreso continuo, palabras como mejoramiento, logro y éxito, no tienen ningún significado.

Entonces lo primero que hay que hacer es establecer que cualquier persona que lo entienda tiene la capacidad REAL de alcanzar el éxito: que no hay personas inferiores, ni pobres, ni tontas, o cuyo destino es nada más sobrevivir. Lo que existe son algunos que han CREÍDO las mentiras del mundo, interiorizando y aceptando como verdad que ¡no pueden! Y como esto es lo que creen, es lo que transmiten a los demás y lo que manifiestan en sus vidas.

Pero LA VERDAD, la única verdad absoluta, es que todo ser humano es especial. Cada uno de nosotros es un alma en crecimiento, en evolución, que está aquí para cumplir una misión. Encontrar y cumplir esta misión, y no sólo trabajar sin descanso para acumular cosas materiales-, ¡ESO ES ÉXITO! Si alguna vez has dudado de cuan especial eres, y del inmenso valor que tienes para el mundo, sólo tienes que hacer un análisis histórico, y pensar en los miles de personas que tuvieron que vivir antes que tú, ¡sólo para que nacieras! En todos tus antepasados que sobrevivieron mil tragedias para que pudieras estar leyendome.

Porque no te engañes: la vida en este mundo ha sido dura. Tus ancestros tuvieron que luchar contra obstáculos enormes, y sólo los más fuertes –los más aptos y especiales–, fueron los que sobrevivieron. Los débiles sucumbieron… Pero no tus abuelos, bisabuelos y tatarabuelos. ¡Desciendes de campeones! ¡Desciendes de los grandes! De los que cruzaron mares y conquistaron tierras; de los que vencieron pestes, hambre y guerras; de los que siguieron adelante a pesar de las persecuciones; de los que levaron anclas para ir a la aventura… Por eso, tu destino es triunfar. Por eso estás llamado a vivir una vida con sentido. Porque cada una de tus células y tu código genético, contienen lo mejor de miles de generaciones esperando ser usado para que cumplas tu propósito.

Porque toda la sabiduría, fortaleza, coraje e inteligencia acumulado generación tras generación, ¡está dentro de ti! Porque tienes tanto potencial, que aunque pasaras tu vida tratando de utilizarlo, apenas si podrías gastar un poco. ¡Es tanto que ni te imaginas!

PARA NO OLVIDAR: La grandeza está en tus venas, en tu sistema, en tu código genético, Quizá esté escondida, pero está allí, esperando que tu alma se despierte, y ¡la use! Entender tu propio valor, aquello en lo cual te puedes llegar a convertir, es el comienzo del progreso. Jim Rohn.

Espero que este artículo te haya sido de utilidad para que empieces a hacer cambios radicales en tu vida y te pongas en movimiento hacia lo que quieres lograr.

Un Abrazo

Gabino Sánchez

7 Razones Para Evitar Ser Un Empleado

Aquí te dejo algunas razones por las que debes hacer todo lo que esté a tu alcance para evitar ser un empleado:

1. Ingreso para tontos.

Conseguir un empleo e intercambiar tu tiempo por dinero puede parecer una buena idea, pero hay un problema con eso. ¡Es estúpido! ¡Es la manera más estúpida que existe para generar ingresos! Esto es verdaderamente ingreso para tontos. ¿Por qué conseguir un trabajo es tan tonto? Debido a que sólo se te paga cuando estás trabajando. ¿No ves el problema con eso, o te han lavado el cerebro tan bien para que pienses que es razonable e inteligente obtener un ingreso solamente cuando estás trabajando?

¿Nunca pensaste que podría ser mejor que te paguen incluso cuando no estés trabajando? ¿Quién te enseñó que sólo se podía obtener un ingreso mientras se trabaja? ¿Algunos otro empleados tal vez? ¿No crees que tu vida sería mucho más fácil si se te pagara mientras estás comiendo, durmiendo o jugando con los niños también? ¿Por qué no se te paga las 24 horas los 7 días de la semana?

Se puede ganar dinero ya sea si trabajas o si no lo haces. ¿No crecen las plantas, incluso cuando no las estás atendiendo? ¿Por qué no puede ser también el caso de tu cuenta bancaria? ¿A quién le importa cuántas horas trabajas? Sólo a un puñado de personas en este planeta les importa la cantidad de tiempo que pasas en la oficina. La mayoría de la gente ni siquiera se dará cuenta de si trabajas 6 horas a la semana o 60.

Los listos a menudo comienzan con el camino tradicional de los ingresos para tontos. Así que no te sientas mal si te estás dando cuenta de que has sido engañado. Los listos finalmente se dan cuenta de que intercambiar su tiempo por dinero es realmente muy tonto y que debe haber una mejor manera. Y por supuesto, hay una manera mejor. La gente inteligente construye sistemas que generan ingresos 24/7, en especial ingresos pasivos.

LEER MÁS

Riqueza al Alcance de Todos

Tenemos la certeza absoluta de saber que estamos viviendo en el mejor momento económico de la historia. En los últimos años, las personas que han creado fortunas empezando de cero supera las de todas las épocas de la historia. Solamente en Estados Unidos, la cantidad de millonarios que hay, ha alcanzado la asonbrosa cifra de 5 millones.

En promedio, un nuevo millonario surge cada 4 minutos. El número de individuos con fortunas superiores  a los cien millones, crece entre un 15% y un 20% cada año.

LEER MÁS
Página 2 de 212